VIII concentración nacional del Vstrom Club

19 02 2008
Año I. Kilómetros = 23.300
Antes de que se me pase pondré el cartel oficial de la VIII concentración nacional del Vstrom Club. Este año la juerga se desarrollará en Galicia, exactamente en Sada, un pueblecito costero muy cerca de A Coruña en el puente de mayo.


Quien quiera más información que se dirija a este hilo del foro del club V-Strom

Anuncios




Tomatina!!!

29 08 2007
Día +251. Kilómetros = 14.460


Por H o por B siempre me pierdo esta fiesta. No sé si será por la guarrada de la cosa (tomate por aquí, tomate por allá) pero tiene un je ne se qua , que dirían los franceses, que me gusta. Además es mi indicativo para avisarme de que mis vacaciones están ya a la vuelta de la esquina, jejeje.




Quitándome el mono a golpe de kilómetros

4 08 2007
Día +226. Kilómetros = 13.049
Pues sí, a golpe de kilómetros, de apretar el mango (no mucho que no está la cosa para que te retiren los puntos) y curvear y curvear y más curvear con la moto. Hacía ya tiempo que no me pegaba un buen viaje.. y no cuenta los que hago a Calafell ya que apenas son de 120 kilómetros y por ahorrar tiempo (que no dinero) los hago por autopista. Esta vez quería carretera y manta, jeje.



El primer tramo era el de LleidaAínsa. No muy mala carretera (casi todo por la N-240 y N-138 con unas preciosas vistas de varios embalses como el Embalse del Mediano de un color verde turquesa muy interesante. Las curvas eran bonitas de verdad, a la derecha, a la izquierda, para arriba, para abajo, por viaductos… muy entretenido el recorrido la verdad. Cuando llegué a Aínsa vi un circo y no reprimí a la hora de sacar la foto a un elefantito y a una montaña que había al fondo del pueblo.


Tras tomar un cafecito de rigor, no era cuestión de echar raíces sino de andar con la moto, me dirigí a Ordesa, la carretera ya era bastante peor pero se podía conducir, para algo tengo una trail, aunque sea asfáltica. Eso si, todo el rato fui por lo negro, pese a que el asfalto era de pésima calidad en algunos tramos. Quizás fue el tramo más fatigoso ya que había partes en el que la carretera no delimitaba los dos sentidos y los coches que venían de frente siempre iban por el medio de la misma… Todo el camino fue por la N-260 y la A-135.


Allí, en Torla, muy cerca de Ordesa, paré para sacar unas fotitos a la moto y al valle.. Verdaderamente este era un sitio precioso.



Hecho esto, fui a Ordesa para llevarme la desagradable sorpresa de que hasta el parque natural solo se podía ir o a pata o en autobús… mi moto estaba vedada, pues vaya. Por lo menos saqué unas fotos a los restos de un hotel que se había quemado la semana anterior.. tenía pinta de haber sido un alojamiento bastante bonito.



Ya quedaba poco para mi final de viaje, el tercer tramo, el comprendido entre Ordesa y Canfranc. La carretera era buena (parte A-135, N-260 y N-330/E7), lo malo es que yo puedo perderme con suma facilidad (a ver cuando me llega el navegador que encargué hace MESES!!!).


En Canfranc tuve una pequeña decepción, no porque no pudiera entrar en las instalaciones de la estación del tren (que lo están rehabilitando) sino que me esperaba otra cosa… Si la estación estaba medio abandonada, no me esperaba tanto bullicio. pero claro, si la entrada al túnel de Somport que une España con Francia está tan cerca, era de prever que hubiera tanta gente, franceses incluidos.


Por lo menos saqué las imágenes de rigor a la estación (Inaugurada en 1928 por Alfonso XIII, pocos años antes de salir por patas). Espero que los de Sacyr hagan un buen trabajo en la rehabilitación del edificio.



Ya solo quedaba dar la vuelta. No tiene más comentario ya que de Canfranc bajé hacia Huesca para girar a la izquierda hasta retomar el camino de ida a la altura de Aínsa. Como curiosidad he de decir que en el viaje de ida encontré un edificio en medio de un campo de vid bastante curioso con la palabra IRIUS a la entrada del recinto. Luego averigüé que se trataba de una bodega.. Jo, el edificio que estaban construyendo era de lo más vanguardista para tratarse de una simple bodega…





Y eso que sólo eran caracoles

1 07 2007
Día +192. Kilómetros = 11.733

Ayer la mayoría del denominado comando CAT del club Vstrom se dio cita en Lleida. No me sé todos los detalles ya que, como siempre, me tocaba trabajar y no pude acompañar a los más de 80 compañeros que aquí se reunieron para hacer curvitas y para visitar iglesias( para gustos, los colores). Y como no, tampoco pude quedarme a comer con ellos. Esto por una parte me apena y por la otra me alegra porque el plato fuerte eran caracoles, esos bichos babosos con caperuza tan típicos de las tierras de Ponent.


Yo no pude hacer nada más que pasarme sobre las cuatro de la tarde, una vez terminada casi la comida y, en la hora del café, hacer un saludo tan típico de los míos. Un berrido general.


Allí vi a viejos conocidos y nuevas caras (80 y tantas personas dan para mucho la verdad). Lo malo de todo es que con la premura de tiempo no pude saludar uno a uno a todos los amigos que se acercaron ayer a tierras leridanas, una gran pena la verdad.

La cosa más o menos fue así: Hubo gente que decidió hacer una rutita desde Tremp haciendo curvitas por estas carreteras en las que hace un tiempo ya os comenté (carretera en obras incluida) y otros, supongo que los pertenecientes al comando Cachirulo en su mayoría, osea, los procedentes de Aragón, decidieron aprovechar la cita para nutrirse de cultura y fueron directamente a la Seu Vella.

Tras eso, sobre las dos y pico (allí me los encontré en un cruce), todos los chicos se dirigieron al restaurante, situado en la carretera a Butsenit donde al parecer se pusieron ciegos a caracoles.

Como siempre, mis fotos no son todo lo buenas que hubiera deseado por lo que he cogido prestadas unas cuantas de estas, así como los vídeos que sacó el bueno de Emilibrage (espero que esta vez haya conseguido poner bien su nick).





Unas pruebas domingueras

4 06 2007
Día +165. Kilómetros = 9.425
Ayer domingo me dí un “paseito” de esos de los míos, poco más de 290 kilómetros. Aprovechando que tenía que ir a Balaguer por motivos de trabajo, tras cumplir mi tarea me dio por dar una vuelta por carreteras en las que no había circulado nunca. Kilómetro a kilómetro mi moto me llevó hasta Sort.

Pero mejor que empiece por el principio. Ayer domingo me tocaba trabajar por lo que tuve que ir a Balaguer (a 37,5 kilómetros de marcador de la moto, 26,5, según Google maps) para hacer un trabajito de los míos que no viene al caso. Sin embargo, era una oportunidad única para probar a mi nena en Full Power mode. Más lejos de la realidad, ya que por el camino por el que fui no tuve oportunidad de meter 6ª. Una decepción vaya, aunque lo poco que pude achuchar a la nena noté que sube más y mejor de vueltas. La noto más ronca pero la sensación era buena, claro que era eso, la primera sensación.


Tras terminar con mis obligaciones laborales tenía unas cuantas horas libres antes de ir a la oficina por lo que quise descubrir un poco mejor La Noguera y sus alrededores. Poquito a poquito fui haciendo kilómetros, algunos por buena carretera, otros por zona sin asfaltar, con unos baches que el culo se resentía cada vez que pasaba por encima de uno.

De este modo llegué a Tremp. Casi las dos de la tarde (y había salido de Balaguer sobre las 12 y media como muy tarde). La caminata mereció la pena porque al llegar a otra comarca, el Pallers Jussà, descubrí unos desfiladeros y una especie de cañones que me transportaban a Colorado, no a Lleida. La cosa prometía.

Como Tremp estaba cerca, decidí tomarme un cafecito. Ya me había perdido las carreras de 125 y 250 cc del Gran Premio de Italia (Mugello) y la de Moto GP era seguro que también. tampoco es tan grave, las carreras de motos no me llenan mucho salvo que haya mucho espectáculo. En Tremp me tomé un café y seguí camino hacia el norte sin fijarme que me estaba quedando sin gasolina. Un error muy común si te quedas embobado con el paisaje y lo bien que va tu montura.


Ni una puñetera gasolinera a la vista Solo faltaba quedarme seco donde Cristo perdió el mechero. Sin embargo pude disfrutar de la carretera y hasta en algún punto pude meter la ansiada 6ª para ver si se notaba la ansiada combinación del Gipro (que algo hace en el mapeado de las marchas) y la potencia plena de casi 70 cv.


Finalmente, cuando llegué a Sort (a 99 kilómetros de Balaguer, quien lo diría) hallé una gasolinera de esas familiares en la que no se enteraban de la misa a la media. Les pregunté qué era mejor, si ir hasta la Seu de Urgell y bajar por buena carretera hasta Lleida o volver sobre
mis pasos hasta Tremp y de allí tirar por Artesa de Segre (para no pillar el mal camino que había en Balaguer) y de allí hasta la capital del Segrià? Me recomendaron que esto último. Pues bien, de Sort a Artesa de Segre, 93 kilómetros, y de allí a Lleida otros 54, en total hacen unos 260 kilómetros, aunque el marcador de Pelanduska, que lo puse a cero en el garaje de casa marcaba 292 cuando llegué sobre las 4 de la tarde al hogar. Como he dicho al principio, un paseito, vamos.

Por cierto:


Jejeje, no me he podido resistir





Domingo de cambios (y II)

14 05 2007
Día +144. Kilómetros = 8.560

Sábado. Segundo día de ruta. Más kilómetros y más complicados. Con artillera en la chepa y varios kilómetros por fuera de lo negro… e incluso de lo marrón.. algo inaudito, jeje.

La idea era salir sobre las 10 de la mañana y tirar directamente hacia Solsona para, primero, ir a la tienda Motocard que hay en las afueras del pueblo, y marchar, después, en busca de piedras, ermitas, castillos, dólmenes de la zona.

Mi amiga Mariona y yo alcanzamos Solsona después de hora y pico de ruta por la A-2 (y algo de ruteo de ese que te pierdes por Cervera). Cafecito de rigor y de frente a la tienda. Chasco, ya que a pesar de ser la sede central de Motocard es una minitienda (es más bien el almacén de la zona con un miniescaparate y poco más que contar).

No logré ver nada que me interesara (andaba buscando una chaqueta de verano pero me da que como no suba a Andorra me quedo con las ganas). Quizás este fin de semana me animo a hacer algo.

Al salir de la tienda, nos dirigimos a un pequeñito pueblo que se llama Olius, en el cual hay una ermita y un cementerio edificado en 1915 o 1916 muy al estilo Gaudí. Allí, entramos en la capilla e hicimos unas cuantas fotos para el deleite del personal. Gracias a que mi cámara digital no es una maravilla no se pueden observar los pocos detalles bonitos que tenía este templo. También por falta de ganas y que no me gusta tirar fotos allí, pasamos bastante rápido por el cementerio que he citado antes.






Una vez lejos de Olius, quisimos ir a un sitio que se llamaba Llobera, en el cual se supone que había un dólmen. Pero claro nuest
ros mapas y las demás indicaciones de carretera no querían que llegáramos hasta ese punto. En sus sustitución fuimos a un semi castillo (en realidad era un torreón derruido), de un sitio que se llamaba Castellvell. Pues nada, ahí tampoco saqué fotos.

Nos marchamos ya casi en la hora de comer buscando ese maldito dólmen y nos perdimos por esas intrincadas carreteras que hay pero sin ningún resultado positivo… más bien negativo ya que cada vez encontrábamos peor terreno hasta que hicimos algo de off road sobre suelo de gravilla (en 1ª y a paso de caracol)

Saliendo rápido de esas trampas de grava, en vez de volver a Solsona, decidí tirar palante como los valientes, sin que mi artillera me rechistara… o confiaba en mí o pasaba de decir nada no fuera a dejarla sola ahí (jajaja).

La verdad es que el camino era bonito pero ya estabamos bastante cansados y aún no habíamos comido. Por lo tanto, tenía decidido que en cuanto llegáramos a un pueblo buscaríamos aunque fuera una mala tasca para picar algo…

Y ese pueblo llegó. Creo que se llamaba Sanaüja. No encontrábamos un triste restaurante, una triste posada, solo un bar donde todo el mundo estaba callado… hasta que llegamos nosotros… Vaya garganta tienen los jubilados de ese pueblo… y qué falta de oído… para un triste bocata (por llamarlo de alguna manera) de longaniza, yo, y de queso, ella.

Tras descansar un poquito cogimos rumbo a Cervera para coger la A-2 y para casita…. Fue un sábado con muchos kilómetros a cuestas.





Me lo dijo Pérez, que estuvo en Mallorca (y III)

28 04 2007
Día +131. Kilómetros = 7.170

Mi tercer día en la isla, segundo día de ruta, fue un tanto raro. No tenía ganas de madrugar como en el día anterior por lo que me lo tomé con mucha calma. Casi no me acuerdo a qué hora me levanté pero fue pasada la hora de desayuno gratis en el hotel, por lo cual me tuve que buscar una cafetería a mi gusto para zamparme un bollo con el café.


Tras esto, me dirigí a la moto. La pobre estaba solita, no tenía a sus primas bávaras (la de los teutones, sendas 1.200, una GS y la otra más touring).


Tras los preparativos, cepo, casco, guantes, etc… le doy al contacto, todo bien, se enciende el pilotito, el cuentarevoluciones gira, pero…. no arranca!!! Dios ¿qué pasa aquí? Como loco me bajo de la moto y miro por todos lados qué es lo que pasa. Me da por mirar si tengo el conector de debajo del embrague suelto: NADA, me da por mirar mil cosas menos el famoso botoncito rojo de la derecha del manillar. Sí, ese botoncito rojo al que no prestamos mucha atención porque te dijeron en el concesionario que solo es el botón de parada de emergencia, ese mismo.


Tenía dos bolitas más junto a mis amígdalas y el estómago cual tambor de Carlinhos Brown…. cruzando los dedos coloco la tecla en su sitio, aprieto embrague y le doy al arranque… Brrrrrrmmmm,. Jolines, ya soy un año más viejo… Cualquier idiota seguro que se subió a la moto y tocó lo que no debía, se podía haber metido los dedos en el…


Bueno, solucionado, engrano primera y me piro de aquí por unas horas. Mi principal objetivo esta vez era dirigirme a Cala Santanyí. Me encantó cuando la vi por primera vez hace cuatro años. Esta vez la iba a catar mejor pero, qué sorpresa más desagradable me iba a llevar.


No sé porqué pero últimamente las Islas Baleares se están dando a conocer por montones de escándalos de corrupción urbanística. No me extraña… Hace cuatro años Cala Santanyí era un lugar paridisíaco para mí. Había un montón de chalets, vale, pero estaban alejados más o menos de la costa en sí. Cuatro años más tarde todo esto ha cambiado… La cala parecía más bien las casas colgantes de Cuenca. Hoteles, apartamentos, casas, construcciones… Hasta una cafetería a pie de playa!!!


Nada, que me voy a tomar un café con leche y un botellín de agua (como es mi costumbre)…. casi seis euros (¿me habrán visto cara de guiri?, extraño sí que parezco, voy de negro en un sitio donde la gente casi está en pelota picada).


Pues bueno, es hora de irse pero… ¿a dónde? Pues qué se yo … a Inca que está en el centro de la isla… Dios, cuánto coche… vamos a coger la autopista. Pues nada, me planto en el pueblo en nada, no tiene gracia… Uys, si veo una señal que me indica Lluc ¿eso no estaba en mi ruta de ayer a Soller? Pues para allá.


Mi madre, qué curvas más cerradas, qué cuestas… cuantos ciclistas… raro raro. Tardo en llegar arriba y más tarde al merendero que hay poco antes e la Iglesia, catedral, ermita, o lo que halla en Lluc y no veo nada que me interese. Lo peor es que se me está haciendo tarde y tengo ganas de comer. Solo me quedan cacahuetes que no dí a las cabras de Formentor. Yo quiero comer bien ¿qué hago? Pues me largo. Craso error amigo mío. En el cruce que hay LlucPollençaSoller hay un coche de la Guardia Civil montando un pitote (caravana) bastante gordo ¿qué pasará? ¿un accidente? Nooooooo el Cinturón Ciclista a Mallorca…. “la cagamos Luis” ¿eso fue lo que le dijo Carlos Sáinz a Luis Moya cuando se comieron un árbol en el RACC de Inglaterra hace un porrón de años no?, sí my friend


Pues nada, cual guiri cualquiera, me bajo de la moto, me quito el casco y empiezo a sacar fotos de los txirrindularis (ciclistas en euskera) que bajan a toda leche dirección Pollença. Uno de ellos se sale de lo negro, sic, y se va barranquillo abajo, unos cinco metros de desnivel. Este se ha matado, me pienso, pues no, se le ve al tío (seguro que alemán) jurando en lo más sagrado mientras sube la bicicleta a hombros…


Llega el furgón de cola, bueno, mejor dicho la moto de un benemérito en moto con una bandera verde la cual indica que ya no hay más ciclistas. Pako se larga de aquí, cual veloz motorista, me pongo el caso, arranco y adiós muy buenas, que he perdido un tiempo precioso. Nada, me da que me tengo que ir hacia otro Burger, los restaurantes están repletos de cangrejos alemanes, británicos y holandeses… Burger King prepara los fogones que quiero un menú Big King XXL sin cebolla con patatas fritas y Coca Cola gigante (jejeje, me conozco el nombrecito de memoria, suele ser mi cena cuando tengo que currar los fines de semana como hoy).


Tras la comida-merienda. Volví a quedar con mi amigo Gachon para cenar (en su casa), buenos alimentos de un restaurante gaditano que estaba a unos metros. De rechupete todo… Me tenía que ir pronto ya que al día siguiente debía madrugar para coger el ferry de vuelta. El embarque era a las 9,30, así que por lo menos debía levantarme a las 8 para asearme, desayunar, ver que el botón de parada de emergencia estaba en su sitio, esas cosas.